jueves, 31 de julio de 2008

¡Liberarme de las endorfinas, por favor!

Hola.

Así de sopetón y con pocas palabras que es como mejor se entienden las cosas.

Después de dos días en la lista de espera, ayer me ofrecieron una plaza para disputar el próximo ¡Ironman de Inglaterra!,previsto para el próximo 7 de septiembre.

Vale, vale, ya he escuchado todo lo que se puede escuchar, pero la verdad, no sé que nos mueve a hacer estas cosas, he leido y escuchado explicaciones más y menos científicas, que si las endorfinas producen euforia y a su vez dependencia, que si la superación a uno mismo, que si la superación de los demás, que si la necesidad de estar solo con uno mismo y conseguir un reto auto propuesto, y yo, la verdad es que no me veo en ninguna de estas situaciones, aunque reconozco que se pasa muy bien y sufro más si voy a mirar que sí participo, reconozco que bajar la marca de uno mismo siempre es un reto y que encima conseguir una buena clasificación es un objetivo muy satisfactorio, además todo eso en un deporte como el triatlón de larga distancia, con el romanticismo añadido de no poder contar con ayuda externa ni ir a rueda de otro competidor en la bicicleta (vaya y eso que no me veía en ninguna de las razones).

No sé, la cuestión es que gracias a la compañía de la incansable Nür, me resulta fácil (por ahora), ponerme como reto el hacer dos Ironmans en menos de dos meses :-S .


Road to UK....