sábado, 1 de marzo de 2008

HISTORIA irREAl

Había una vez un partido creado por ciudadanos que pertenecían a la religión de los testigos de Jehová, religión contraría como sabéis a las transfusiones de sangre, en ese partido imperaba la doctrina escrita desde sus creencias y proclamaba la creación de leyes donde todos los ciudadanos de un país viviéramos bajo esa doctrina publicitando abiertamente entre otras cosas la prohibición de transfusiones de sangre y contestando con un sospechoso silencio las insistentes preguntas de sus adversarios políticos ante este tema.

¡Una barbaridad! ¿verdad?.

Pues bién, el país del cuento anterior existe, mejor dicho el país con esos ciudadanos que militan en un partido político que aspira a gobernar existe, solo que no pretenden legislar siguiendo la doctrina de esa religión si no de otra, y no, no prohíben las transfusiones de sangre si no la investigación con células madre pretendiendo prohibir que un hermano ayude a otro con las células madre de su cordón umbilical.

Ah. también existe un país donde se recurre hasta el máximo poder judicial una ley de igualdad entre hombres y mujeres.

Solo te pido que lo pienses.